Símbolo de la unión de dos personas, el intercambio de las alianzas de boda sella el amor y la fidelidad de los novios. Aunque a día de hoy no suele haber boda sin anillos y podríamos remontarnos incluso a los egipcios para conocer el origen de esta tradición en la que las novias ya portaban anillos, este intercambio realmente se convirtió en tendencia a mediados del siglo XX, cuando muchos militares que acudían al frente empezaron a llevar los anillos como recuerdo de sus mujeres y familias que les esperaban en casa.

Aún hoy en día, es común que las alianzas de boda lleven en su interior la fecha y el nombre de los novios, costumbre que introdujeron los griegos que siguieron la tradición de utilizar este símbolo del amor sin principio ni fin introducido por los egipcios.

Historia de las alianzas de bodas

Los romanos sin embargo, utilizaron una fórmula distinta. En esta época, los anillos eran los sellos que marcaban las cartas y documentos, y que era entregado a las esposas como signo de confianza, además de usarse como entrega y recibo para asegurarse el esposo a la esposa. Una vez lo recibían, estas lo utilizaban para sellar los objetos de la casa y si algo era robado, demostrar la pertenencia a la familia. Tras la época cristiana, estos también introdujeron la costumbre de usar aros en vez de los citados sellos.

Los cristianos, solían grabarle el signo de la fe, que simbolizaba el amor mutuo y la concordia, lugar de donde viene el ponerlo y llevarlo en el anular de la mano izquierda, por haber en dicho dedo una vena que llega hasta el corazón.
Llegados a la época del renacimiento, los versos fueron los protagonistas en los anillos. Se puso de moda realizar inscripciones en el anillo (al principio en el exterior y posteriormente tras las mejoras en las técnicas de grabado en el interior) con versos de poemas que demuestran un cambio en la tendencia de los matrimonios de aquella época, que empezaron a no ser sólo meros acuerdos si no también productos del amor entre los novios.

Alianzas de Bodas

En la actualidad, siguen usándose como símbolo de matrimonio, aunque depende de los gustos e ideales de cada pareja el darles mayor o menor protagonismo en el día de su boda.